INICIO

La Hermandad desde sus comienzos ha crecido en relación a las Hermanitas de los Pobres , en la residencia de ancianos que está en nuestra ciudad. Santa Juana Jugán es una referencia pastoral a la cual todos debemos mirar y en nuestro caso desde la CARIDAD. El banderín donado por el hermano D. Román De la Iglesia Santos y confeccionado por D. Manuel García Bellido tiene como protagonista a esta Santa.

 

Santa María de la Cruz Jugan, su nombre original era Jeanne Jugan, (Cancale, Ille-et-Vilaine, 25 de octubre de 1792, †Saint-Pern el 28 de agosto de 1879, es fundadora de la Congregación de las Hermanitas de los Pobres.

Esta humilde hija del pueblo, simple sirvienta, emocionada de la piedad a los cuidados de los ancianos que morían en el abandono, funda en Saint-Servan un instituto que, desde ese entonces no ha dejado de prosperar.

Fue beatificada en 1982 por el Papa Juan Pablo II y ha sido canonizada el 11 de octubre de 2009 por el Papa Benedicto.

Desde los primeros años, la Fundadora quiso que su Congregación, lejos de limitarse al Oeste de Francia, se convirtiera en una verdadera red de casas familiares, donde cada persona fuera acogida, honrada, y, según las posibilidades individuales, alentada a gozar de su propia existencia:

«...En el momento de su muerte, eran 2.400 las Hermanitas que estaban al servicio de los pobres y ancianos, en diez países. Toda la Iglesia y la sociedad misma no pueden por menos que admirar y aplaudir el maravilloso crecimiento de la pequeña semilla evangélica, sembrada en tierra bretona, por la humilde cancalesa, tan pobre en bienes, pero tan rica en fe.»

De la homilía de Juan Pablo II el día de su beatificación.

Recordando a santa María de la Cruz - Jeanne Jugan -, fundadora de las Hermanitas de los Pobres, Benedicto XVI ha reiterado la actualidad del carisma de esta religiosa, testigo de la misericordia de Dios. En especial, en lo que respecta a los ancianos, «que sufren múltiples pobrezas y la soledad, siendo algunas veces abandonados por sus familiares»:

«...¡Que santa Jeanne Jugan sea para los ancianos fuente viva de esperanza y para las que personas que se entregan generosamente a su servicio un fuerte impulso para perseverar en el desarrollo de su obra!, ...»

De la homilía de Benedicto XVI el día de su canonización.

multimedia_01

multimedia_03

multimedia_05

multimedia_07