• Estación de Penitencia de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus vestiduras
  • María Santísima de la Caridad y del Consuelo
  • Nuestro Padre Jesús Despojado de sus vestiduras
  • Benamanos a María Santísima de la Caridad y del Consuelo
  • Vía Crucis de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus vestiduras
  • Besapie a Nuestro Padre Jesús Despojado de sus vestiduras
INICIO ACTUALIDAD

Domingo_Ramos_1_IV_2012_Autor_Heliodoro_Ords_Gmez_67¡Salimos! escribí apresuradamente en el teclado del móvil, mandé el mensaje a los que esperaban fuera y apagué el teléfono, empezaba un tiempo nuevo. Frente a mi, a través de los ojos del capirote, veía las puertas cerradas de la Purísima, detrás de mí sin verle, pero sintiéndole, Él. Los hermanos de la Vera Cruz dispuestos a abrirnos camino.

Cuando se abren las puertas, una ola de emoción atravesó la nave de la iglesia, sentí un golpe sordo en el pecho y las velas del paso se agitaron nerviosas. El tiempo estaba allí, esperando a que nosotros lo comenzáramos a vivir. Uno tras otro empezamos a salir, cuando llegó mi turno, la sorpresa de un cielo oscuro y de un ciudad expectante. Después el tiempo decidió seguir su propio ritmo, plaza de las Agustina, Compañía, Casa de las Conchas, Libreros, Catedral, Rua, Úrsulas, Vera Cruz, y otra vez en el inicio. No me preguntéis cuanto tiempo duró, fue un instante, un segundo. El tiempo a su lado tiene esos caprichos, se despoja de horas o minutos. Fue simplemente el momento en el que una ciudad contempló a Jesús Despojado por primera vez y Él devolvió la mirada, reconociendo en cada uno de aquellos que creían no conocerle aún. Él mira y nos llama a cada uno por nuestro nombre. Recordándonos que sólo despojándonos de nosotros mismos seremos capaces de encontrar a los demás y de reconocer en ellos Su mirada y Su consuelo.

De vuelta, en la iglesia llena de hermanos, veo caras transformadas por el esfuerzo de llevarle sobre sus espaldas, por horas debajo del capirote, todos mirándote con los ojos enrojecidos de emoción.. y en silencio, un silencio desde el que todos dábamos gracias por haber podido recorrer las calles de nuestra ciudad a Su lado. Y sin decirnos nada, tan sólo un abrazo, una mirada, nos dábamos gracias unos o a otros, en ese momento comprendimos algo que tal sólo intuíamos parcialmente, qué es ser Hermandad.

Queremos dar gracias a cada una de las personas que han hecho posible la primera estación de Penitencia de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus vestiduras. En los próximos día siremos desgranando más detalles y agradecimientos de nuestra estación de penitencia. Al igual que te invitamos a que nos enviés tu crónica para que la podamos compartir, envíala al correo Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Reportaje Fotográfico: Heliodoro Ordás Gómez.

Vera_Cruz

Domingo_Ramos_1_IV_2012_Autor_Heliodoro_Ords_Gmez_202

Domingo_Ramos_1_IV_2012_Autor_Heliodoro_Ords_Gmez_242

Domingo_Ramos_1_IV_2012_Autor_Heliodoro_Ords_Gmez_288Domingo_Ramos_1_IV_2012_Autor_Heliodoro_Ords_Gmez_383Domingo_Ramos_1_IV_2012_Autor_Heliodoro_Ords_Gmez_424Domingo_Ramos_1_IV_2012_Autor_Heliodoro_Ords_Gmez_479Domingo_Ramos_1_IV_2012_Autor_Heliodoro_Ords_Gmez_536Domingo_Ramos_1_IV_2012_Autor_Heliodoro_Ords_Gmez_571Domingo_Ramos_1_IV_2012_Autor_Heliodoro_Ords_Gmez_583

Facebook  Twitter  Instagram  Youtube

 laterales_03

laterales_01

laterales_02

Normas Donaciones

Boletines

Normas Donaciones

CruzGuia1

Imágenes Secundarias

Proyecto Paso Palio

 

 Necesitamos ser la leche

 DVD

  Pulsera Cofrade